¿La miel caduca o se deteriora? – . € €

La miel es un edulcorante natural querido con una historia milenaria. Los arqueólogos encontraron muestras de miel que datan del año 5000 a. C., ¿y lo más emocionante de estas muestras? Estaban perfectamente conservados.

Por supuesto, estas muestras no están destinadas al consumo, después de todo, son un artefacto histórico valioso, pero lo que importa es esta miel milenaria. se puede consumir y el consumidor no sería más sabio acerca de su edad si los tarros de miel estuvieran debidamente sellados.

¿La miel se estropea? La miel no se deteriora. Puede cambiar la apariencia, el color e incluso el sabor, pero no se estropea en el sentido de que su consumo tenga consecuencias graves..

Esto no significa que toda la miel sea igual: dependiendo de cuánto tiempo, dónde y cómo la almacene, la miel puede retener o perder sus nutrientes, cambiar el sabor, etc. Entonces, si desea disfrutar de la miel en todo su potencial, haga asegúrese de que esté correctamente almacenado.

¿Cuánto dura la miel?

La miel no tiene una vida útil. Se puede almacenar durante muchos años y, si se sella correctamente, es tan perfectamente comestible y disfrutable como la miel de ayer.

Dicho esto, cambia de estructura con el tiempo, lo que puede resultar poco atractivo para algunos consumidores. La miel que se vende comercialmente generalmente no está marcada con una fecha de caducidad en el frasco, pero puede tener una fecha de caducidad.

Esto se debe a que, aunque la miel en sí misma no se deteriora, sufrirá algunos cambios estructurales con el tiempo.

Aunque la miel fresca es líquida, dorada y clara, no permanecerá así para siempre. Después de algún tiempo, la glucosa en la miel comenzará a cristalizarse. Esto hará que la miel sea más espesa y granulosa, y su color comenzará a desvanecerse y se volverá amarillo turbio en lugar de oro puro.

Por lo general, la fecha de caducidad incluye estos cambios.

Sin embargo, no se equivoque, la miel cristalizada es tan segura para comer como la fresca. La cristalización puede incluso ser algo bueno: es un indicador de que su miel está cruda y sin pasteurizar. La pasteurización se usa en la producción de miel específicamente para ralentizar la cristalización potencial, pero puede privar a la miel de vitaminas y nutrientes.

Entonces, si desea obtener todos los beneficios, debe abastecerse de miel cruda sin pasteurizar, incluso si se cristaliza por adelantado.

¿Qué puede hacer que la miel “se estropee”?

La miel es antibacteriana y ácida, tiene un pH de alrededor de 3,2-6,1. Esto no solo evita que algo dañino crezca, sino que también mata efectivamente algunas bacterias (sin embargo, usted mismo puede contaminar la miel si usa platos sucios, y esas bacterias o mohos pueden asentarse y crecer).

Naturalmente, la miel tiene un enemigo: la humedad.. La miel puede contaminarse con humedad si se almacena incorrectamente (de esta manera tienes que asegurarte de que el agua nunca entre en tu tarro de miel) o por la cosecha temprana. Si la miel se cosecha antes de que esté madura, su contenido de agua será mucho mayor, superior al 25%, que el de la miel madura (18%).

La alta humedad hace que la miel sea susceptible a la fermentación, lo que a menudo se conoce como miel “estropeada”.

Otra cosa es el proceso de producción. A pesar de las propiedades antibacterianas de la miel, si se contamina en el proceso de producción, puede contener algunos microorganismos dañinos y neurotoxinas. Afortunadamente, estos microorganismos y neurotoxinas se pueden medir, y la miel contaminada, al menos contaminada hasta el punto de ser peligrosa para los humanos, generalmente no se coloca en los estantes.

La neurotoxina C. botulinum se puede encontrar en la miel en cantidades insignificantes. Si bien la neurotoxina no es dañina para los adultos en las cantidades que se encuentran en estas muestras, los bebés menores de 1 año de edad (en casos muy raros, pero aun así) pueden desarrollar botulismo infantil.

¿Cómo almacenar la miel?

Para que la miel no se deteriore en calidad y conserve sus vitaminas y nutrientes durante mucho tiempo, debe almacenarse adecuadamente.

Tendrás que:

  • Utilice un recipiente hermético de vidrio o acero inoxidable: como se mencionó anteriormente, la miel debe sellarse adecuadamente para evitar la contaminación por humedad y mantener su calidad. Mantenido en recipientes hechos de plástico, hierro o madera, perderá sus nutrientes más rápido y aumentará la probabilidad de contaminación por humedad.
  • Presta atención a la temperatura: A la miel no le gustan las temperaturas extremas, ya sean calientes o frías. Puedes refrigerarlo en verano para evitar el calor, pero sería mejor un lugar fresco o a temperatura ambiente.
  • Evite la contaminación de la miel al usarla: Si usa platos sucios mientras trabaja con miel, puede contaminarlos accidentalmente, así que asegúrese de que sus utensilios estén limpios antes de excavar.

¿Qué pasa si como miel podrida?

Lo más probable – nada en absoluto. Tanto la miel cristalizada como la fermentada son seguras para comer, incluso si no puedes disfrutar del sabor (aunque la miel fermentada se está volviendo una tendencia precisamente por su característico sabor agrio).

Dicho esto, si la miel se ve poco atractiva, sabe bien, tiene mucha agua o se ve espumosa, probablemente deberías deshacerte de ella, ya que podría ser un caso de contaminación del exterior con platos sucios.

Incluso si consume miel que considera “desagradable”, es probable que no sufra consecuencias graves, pero es mejor prevenir que curar.

Solicitud

La miel es uno de los pocos alimentos que no se estropea. Por sí mismo, no tiene vida útil y se puede consumir de forma segura muchos años después de la compra. Es antibacteriano y ácido, lo que dificulta mucho el desarrollo y desarrollo de microorganismos dañinos.

Dicho esto, la miel cambiará su apariencia y sabor si se almacena durante mucho tiempo. Es probable que esto se deba a la cristalización (se volverá más liviana, gruesa y granulosa), pero también podría deberse a la fermentación debido a la exposición a la humedad si la miel no está sellada correctamente, en cuyo caso su sabor se volverá agrio y puede parecer apagado

Si el sabor de tu miel te resulta extraño, la consistencia se ve espumosa, o has notado que hay mucha agua en el frasco al lado de la miel, mejor tírala. Si bien las posibilidades de que sea algo peligroso son muy pequeñas y cuando se ingiere es más probable que esté bien, los cambios podrían deberse a la contaminación externa y no vale la pena correr el riesgo.


Publicaciones Similares